Ondare ez-materiala > REVISTAS SANTA ANA

ORDENANZAS DE ORDIZIA DE 1711

Escrito en 2002 por Antxon Aguirre Sorondo.

En la obra sobre la historia de Villafranca escrita por Carmelo Echegaray y Serapio Múgica, editado en 1908, se decía que Villafranca al no tener ordenanzas o que “habían caído en desuso”, el 28 de agosto de 1746 tomó el acuerdo de confiar su redacción al Marqués de Valmediano, el cual acepto el encargo.

Investigando en el archivo de Gipuzkoa de Tolosa encontré un documento de 1712 con unas ordenanzas de Ordizia (PT-2986. Fol. 259 ss.). veamos lo que dice el documento.

Estamos en el domingo dl 2 de octubre de 1712, cuando el alcalde y juez ordinario de la villa Lorenzo Antonio de Bazterrica, dicta las siguientes ordenanzas.

1º   Habiendo sido el alcalde anterior Domingo Echeverría, desde San Miguel de septiembre de 1711, al mismo día de este año de 1712; Lucas de Oriar y Juan Miguelez de Jáuregui, regidores; Manuel Ezpeleta síndico procurador general y Joseph de Sorron jurado executor, durante el mismo tiempo en sus respectivos oficios, se indica que cualquier persona que quiere pedir o demandar alguno de ellos en “cosa civil o criminal por agravios, injurias, fuerzas, injusticias o por prendas o bienes llevados indebidamente, o por derechos demasiados u otros ezesos cometidos” tendría 30 días, a partir de las 11 y media de este día, para interponer demanda contra ellos. Pasado ese tiempo  perderá todo derecho de reclamación.

2º   Que ninguna persona, cualquiera que fuera su calidad, blasfeme contra el nombre de Dios Nuestro Señor, ni de Santa María su Madre, no de los Santos, ni cosa sagrada, pena de ser penados con todo rigor.

3º   Que ninguna persona viva amancebada y los que la tuvieran salgan a la jurisdicción de esta villa dentro de 3 días, a pena de 20 ducados.

4º   Que ninguna persona, sea cual sea su condición, juegue a ningún juego, sea lícito ni ilícito, antes de Misa Mayor y Vísperas, ni mientras se dicen los Divinos Oficios, en días de fiesta ni de labor, pena de 6 reales la primera vez y penas mayores si reincide.

5º   Que ninguna persona juegue a naipes ni otro juego en las tabernas de esta villa, ni en otra cualquier casa después de las 8 horas de la noche, ni quede nadie en las tabernas, pena 8 reales la primera vez, 16rs. la segunda y superiores las siguientes.

6º   Que ningún mesonero ni otra persona cualquiera permita que se juegue en su casa antes de que acaben los Oficios Divinos de la misa, ni después de las 8h. de la noche, pena de 12 reales cada vez.

7º   Que ni los mesoneros, ni los taberneros acojan en sus casas a ladrones, vagabundos, gente de mal vivir o sospechosa sin que primero den cuenta al alcalde, pena de ser castigados.

Se pide a Joseph Ochoa de Arín vicario de la parroquia de Villafranca para que hoy mismo, domingo, en el ofertorio de la Misa Mayor sean leídas las ordenanzas.

Hasta aquí lo contenido en el documento.

Como comentario final, señalar que si fuera cierto los autores Etxegaray y Múgica de que Ordizia no contaba con ordenanzas a mediados del siglo XVII, estamos con unas ordenanzas anteriores a esas fechas.

Por otra parte, nos comenta el documento, como las elecciones de municipales en Ordizia se efectuaban en la festividad de San Miguel, 29 de septiembre, y como en 1712, una vez toma do el cargo el nuevo alcalde Lorenzo Antonio de Bazterrica, el primer domingo posterior a esa fecha, estableció unas ordenanzas enfocadas principalmente al orden público. Era el problema del “botellón” de la época.

Antxon Agirre Sorondp

REDES SOCIALES

LOGOTIPOS

ordiziako udala ordizia hiri hezitzailea

© Ordizia Hiri Hezitzailea